jueves, 24 de septiembre de 2009

Demasiado tarde


Nunca te dije que sabía soñar. No soñar como todo el mundo, sueños de esos que al despertar apenas recuerdas y se diluyen en el efecto Coriolis de una temprana ducha o incluso en un café rápido acompañado de un croissant de chocolate, no. No de esos, sino de los sueños que se sueñan despierto.

Nunca tuve tiempo de confesarlo, y si me apuras, anclar tus ya de por sí increíbles fábulas, me inhibían completamente; sobre todo a la hora de expresarme. Y es que, desgraciadamente, el equilibrio está por encima de los sueños; aunque sean sueños de los de vivirlos despierto, de esos que pueden atravesar ese complejo entramado multidimensional y materializarse frente a nuestras narices; todos tus sueños te llevaban a volar, elevarte como un globo camino del cielo pasando por la luna entre las estrellas suficientemente fuertes como para brillar junto al satélite, pero a su vez frágil y susceptible de pincharse ante cualquier gorrión juguetón o simplemente por insolación. Alguien tenía que atar el globo al suelo, guardar el equilibrio, y mantener el nexo entre tu mundo y el de todos. Y para ello tuve que volver la espalda a mi propio mundo particular.

Nunca tuve oportunidad de abrirte la puerta a mi universo personal, donde la luz se mueve más despacio de lo normal (por recomendación de T.P.), donde los cuentos fantásticos son posibles y los monstruos amigables, y tras todos ellos el cofre que contiene esos sueños locos e infinitos con los que dibujar las mejores sonrisas del mundo, donde la música suena como yo quiero al ritmo del latir de un corazón. Y es que en un mundo así, tan lleno de magia y sueños anhelantes por ser transportados al mundo donde se materializarían, necesita de un ritmo diferente, el ritmo de dos corazones en sintonía; con uno solo les es imposible traspasar el umbral.

Y a partir de ahora, nunca más me arrepentiré por ello. Sé feliz por tu lado, que te vaya bien, que yo lo seré por el mío.

23 comentarios:

Emma Grandes dijo...

Y lo bueno de los sueños es que se personalizan. Aunque sin poder de decisión sobre ellos, campan a su antojo en nuestra cabeza.

Yo me acuerdo de mis sueños nada más despertar. Luego, intento hacer memoria pero, no soy capaz de volver a recordarlo, y ¡me frusta! ;)

Besos

Neus dijo...

*el equilibrio está por encima de los sueños*

Qué complicado debe ser llegar a alcanzar ese equilibrio, no?

Virginia Vadillo dijo...

Es una pena que nunca abrieras la puerta al universo personal. Los universos personales son lo mejor de todo. Menos mal que al menos no te arrepientes. No creo que sea demasiado tarde, como dices en el título, para hacer que los sueños queden por encima del equilibrio... aunque sea por una vez :)

Paula dijo...

Genial este relato Reithor. Qué identificada me he sentido...

Reithor dijo...

Caray Emma, que afortunada en eso de acordarse de los sueños, los que no nos acordamos siempre queremos saber el por qué de levantarnos con un estado de ánimo inducido... aprovecha esa cualidad ;)

Ne, sí es complicado, si, pero no imposible. Todo es proponérselo.

Virginia, si el del cuento (que no yo) no abrió esa puerta fue, en este caso, por falta de tiempo y porque en esa relación había sueños de sobra por la otra parte. Igual por eso no funcionó.

Gracias Paula, pero... ¿con qué lado te has identificado?

¡Gracias a todas!

Angelical dijo...

Buena diferenciación para aquellos que nunca entendieron que hay dos clases de sueño. Yo personalmente, prefiero que esos dos mundos no se mezclen. El díaq ue no pudiera distiguir los sueños que tengo dormida con los que me asltan despierta, mi vida sería triste, no caótica, sólo triste.

kel dijo...

Es difícil tener que ser el continente contrapeso en una relación y no poder mostrar todas las facetas, y más una tan importante como los sueños.

Paula dijo...

Con el tuyo. Con el de no poder mostrar una parte mia al de enfrente y tener que dar la espalda a mi propio mundo particular...

Paula dijo...

Jajaja sin problemas! Me rebelé tanto que me fui de aquella historia al final.

Por suerte conocí a alguien con quien poder soñar y compartir ese mundo.

Gracias por pasarte!

Dama Blanca dijo...

"necesita de un ritmo diferente, el ritmo de dos corazones en sintonía; con uno solo les es imposible traspasar el umbral."

Me pregunto por qué siempre jodemos (con perdón) las cosas más bonitas que tenemos en la vida.
A mí, los sueños que más me gustan son esos en los que sabes, de algún modo, que estás dormido y sueñas, y en cierta manera los controlas, y es como vivir, como rozar lo que no pueden tocar tus manos... aunque el despertar, para mí, es aún más doloroso.

Un saludo, Reithor... y ánimo.

Yandros dijo...

Hay gente que no sabe apreciar a la gente que sueña, piensan que son inmaduros para la realidad que viven.
Para mí dejar de soñar, dejar de imaginar, es como una muerte en vida
Un abrazo Reithor

*Sechat* dijo...

¡Hermosa y sentida despedida! Después de tanto divagar a lo largo del texto, ese último párrafo me ha encantado. ¡Enhorabuena!

Carlos dijo...

Ni se te/le ocurra arrepentirse por ello!
El mundo es así, con su superficie y sus profundidades, que laten a ritmos de distintos corazones. No es degradación creer en esa llave mágica que alinee ambos ritmos en un puente de sueños y realidades.
Pon en marcha ese universo tuyo de nuevo, que no cese la música!

Un abrazo genio.

Metalsaurio dijo...

mañana lo leeré. por cierto, más que barricada esperaba el "too late, too late de metallica"

synnove dijo...

Al final, casi tenía ganas de aplaudir... es un discurso apasionante, tiene mucha fuerza.

¡y nada de arrepentirse! Aunque es tan difícil...

Me ha sorprendido el tema de barricada, le vá bien, supongo.

Reithor dijo...

Hola synnove, bienvenida/o :) Me alegro que te gustara

Metalsaurio dijo...

Me ha recordado a una cita de Pascal que tiene Gabriel Bevilaqua en su blog, el elefante funambulista (http://elefantefunambulista.blogspot.com):


"La imaginación no hace sabios a los locos, pero los hace felices. Todo lo contrario de la razón, que no arranca a nadie de su condición miserable."

Por cierto, todo un detalle (muchas gracias) propornerme ilustrar tu novela pero creo que sobrevaloras mi capacidad y la cantidad de mi tiempo libre.

Un saludo.

Esther dijo...

¡Guauuuuuu! ¡Qué chulo! De lo tuyo que he leído, éste ha sido uno de tus posts que más me han gustado.

A mí me pasa eso que pones por ahí: últimamente, de lo que sueño, al despertar ni me acuerdo, aunque tb hay excepciones, por supuesto. Pero, sí, los mejores son los de soñar despierto.

Y es que para ciertas cosas, se necesita la colaboración de dos personas.

Saluditos.

Dama Blanca dijo...

¡Oyeoye! Me veo obligada a decirte que lo que importa de Coverdale no es su físico (aunque... en los 80 estaba muy buenorro :3~), ¡si no lo que hace! :D

PD: ¡Actualiza! =P

Reithor dijo...

como si fuera tan fácil actualizar sin internet en casa :P

Love ain't no stranger!

Susurros Mortales dijo...

Me gustaria invitarte a jugar con nosotras.

Y Como ya hice en otras ocasiones he escrito una plantilla para todos xDD. Virginia me ha invitado a compartir un juego con ella, me ha gustado jugar, y he pensado en vosotros para que juguéis con nosotras.

Espero no causaros mucho trastorno.

Besos.

Meri dijo...

Que bien escribes, me ha encantado el relato, de veras!! Ojalá se me diera tan bien escribir como dibujar :P
Saludooos.

Reithor dijo...

En eso somos complementarios, cualquier prepubescente en preescolar dibuja mejor que yo :D