lunes, 21 de septiembre de 2009

Limonada

... y azucarada.


He de reconocer que, un momento crítico que sucede en cualquier pareja, es cuando a esa persona que tanto quieres le dan una noticia mala, inesperada, de esas que sientan como un jarro de agua fría. Tampoco hay que recurrir a las tragedias griegas y podemos dejar, de momento, la salud de amigos y familiares como son. Pero estás ahí: ¿qué hacer? También es una sorpresa para mi, algo inesperado y que trastoca los pocos planes que estaban puestos sobre la mesa. Pero sabes que el palo se lo ha llevado ella (o él, en muchos otros casos, qué mas da), y toca sacar las castañas del fuego. Durante unos segundos, llega la parálisis, el terror, el atragantarse con las mil veces que has dicho que eso no sucedería y que era seguro. Y justo en ese momento ¡zas! Unos segundos después, sigues: ¿qué decir? No es el momento de meter la gamba, has estado entrenando justo para estar a la altura cuando algo se tuerza enderezarlo, y a la hora de la verdad bloqueado.

Pues... cualquier cosa. Arranca, anima, saca unas sonrisas, a buscarle el lado bueno a la nueva situación, y salir a flote. Respirar, y ver que el sol sigue brillando sobre nuestras cabezas, la luna sobre nuestras noches y, quién sabe, no hay mal que por bien no venga. Sobre todo cuando el bien podría ser mucho mejor.

Y lo será. Mientras tanto, cuando la vida trae limones, se hace limonada. Y si la vida te da la espalda le tocas el culo. Puede que falte una pizca ahora, pero se llena con cariño y azúcar y todo sale más dulce. Nada que no se pueda tumbar con cosas que realmente merecen la pena.

8 comentarios:

telémaco24 dijo...

en esos caso hay q ver la vida de brian: always look at the bright side of life...

Y un abrazo y a tirar pa´lante...

Animo para quien sea.

Neus dijo...

Me gusta como te lo tomas, aunque ya se respira q la situación no es de aquellas que nos guste vivir.


Ánimo a todos :)

Emma Grandes dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Emma Grandes dijo...

Siempre viene bien tener esa disposición a ver las cosas desde este punto de vista. Claro que no siempre ves el vaso medio lleno... Con esas palabras, te aseguro, que animas a cualquiera. Espero que esa limonada refresque muchas vidas.

Muchísimo ánimo :)

mortfan1 dijo...

Qué razón tienes Reithor. Espero sinceramente que esta entrada no sea consecuencia de una experiencia personal pero, si es el caso, desde luego que me encanta tu manera de mirar al mundo.
Un saludo enorme.

Reithor dijo...

Epa! Gracias a todos. Es filosofía de barrio, todo va bien, viento en popa destino Iberia (no la compañía aeronáutica, sino la pelínsula esa que estando en Europa se comporta como estando en Africa)

kel dijo...

Y atrás ni para tomar impulso. A mirar hacia delante, que hay muchas cosas buenas que están por llegar.

Roke Iñaki Oruezabal dijo...

Los sucesos desagradables y perniciosos objetivamente en ocasiones traen nuevas oportunidades o nuevos aprendizajes, el manido no hay mal que por bien no venga. Seguro que este es el caso.