martes, 17 de febrero de 2009

¡A bailar!





Ese día, por algún motivo, se le había caido el corazón a los pies. Estaba apático, sin ganas de nada y sin entender el sentido de la vida, salvo por el inexorable camino al último día de sufrimiento. Pero las luces le llamaron la atención, se paró y miró sin siquiera esbozar una sonrisa esa máquina que contenía toda la magia escondida. Empezó a pulsar el botón pasando las listas, hasta que la vio. Un poco de saliva llegó a su boca reseca, con un atisbo de esperanza, como si una caña de pescar hubiera cazado con su anzuelo el corazón que estaba al fondo de su alma; y empezara a rebobinar el carrete. Sin pensarlo, su mano se sumergió en el raído bolsillo hasta llegar al fondo y acariciar unas monedas, que sacó y ordenó hasta encontrar un par de cuartos. Las introdujo, le dio número y cerró los ojos:

Shake it babe!

Poco más de dos minutos y medio de paréntesis, en los que el sol volvió a brillar, y con el ritmo reverberando en sus oidos prosiguió su camino alegremente.

Y es que la magia, la que no existe, te la puedes inventar y la puedes absorber de cualquier parte y con cualquier cosa con la que subirte el ánimo.

8 comentarios:

telémaco24 dijo...

Esos maravillosos paréntesis en los que sólo existe la música y nada mas...

Neus dijo...

Si la magia no existe, o no está... la tendremos que inventar. Qué remedio.




Sabes? Hay días que todo se hace un poco más cuesta arriba de lo que habías pensado, y en esos días te levantas sin saber muy bien por qué...

Reithor dijo...

Para eso se tienen niños, para que te recuerden por qué te levantas... incluso a las tres de la mañana :D

Na, en serio, cuando pasa eso hay que tener a mano algo que te recuerde el objetivo en la vida.

Un saludo!

Neus dijo...

Me estás diciendo que tenga un niño? Bonita manera de hacerme reír xD

Daniel H. M. dijo...

¿Calentando para el concurso de esta quincena? jejeje.
Lo que no haga la música... per ojo, equivócate de botón y acabas más hundido aún, hay que tratarla con cuidado.
Saluds

Reithor dijo...

la verdad es que no, los concursos de relatos quincenales estos requieren leer mucho y no tengo, desafortunadamente, tiempo suficiente.

También es cierto que hay canciones que causan el efecto contrario. ¡Enterremos a Sabina! (figurado)

Daniel H. M. dijo...

BUeno, en realidad puede participar y luego pasar de votar-comentar ;)

Reithor dijo...

no me tientes que ando justo de tiempo para escribir :P