martes, 19 de mayo de 2009

Dreaming



(Note: The play is recomended even for Ne)

Sin saber cómo, me encontré con las muñecas atadas al cabecero de la cama. Mi pijama se desvanecía, sublimando inexplicablemente en una nube verde fluorescente. El terror comenzaba a invadirme, así que grité y me agité hasta liberarme, y cuando miré donde estaban las cadenas descubrí que de mis muñecas crecían membranas hasta mi cintura y las plumas comenzaban a nacer, rápidamente, hasta encontrarme cayendo. El pelo me creció hasta formar una abundante melena que se agitaba al viento, eché la cabeza hacia atrás sintiendo la gravedad intentar atraparme en su permanente egoísmo, pero con dos volteretas abrí mis ya formadas alas y pude remontar el vuelo, dirigiéndome hacia esos tres soles que brillaban juntos en diferentes colores. Aceleré, pasé de largo de esas estrellas y me dirigí a lo más profundo del cielo, donde agarré las estrellas y las recoloqué para que dibujaran tu rostro en el cielo. Bajé de nuevo a la Tierra para admirar mi obra, había quedado perfecta a la primera. Mis alas desaparecieron, y se abrieron los lagos para dejar escapar espectros que me requerían para poner orden en su desbaratado Universo. Pero no me iba a dejar encadenar otra vez, así que empecé a correr, tomé impulso y salté hacia la Luna, escapando por un milímetro de las sombras que anhelaban encadenarme de nuevo. Llegué por los pelos al satélite, agarrándome con una mano del cuerno de Levante y subiendo hasta la misma. Entre sus mares apareció un ojo lunar, junto al oído que buscaba, y le susurré que si quería jugar a iluminar unas estrellas nuevas que había en el firmamento. Al verlas, la Luna sonrió y me dijo que por supuesto, y se puso a dar vueltas alrededor de tu rostro dibujado entre estrellas; así siempre tendrías cerca la sonrisa de la Noche. 

Caí, me precipité, y reboté contra el suelo sin hacerme daño. De nuevo los espectros venían hacia mí, así que hice que me creciera una armadura tan brillante que no dejara espacio para las sombras, así no me podían encontrar. Pero pesaba mucho, ya no podría saltar, ni volar. Empecé a sudar, el campo se transformó en desierto y las montañas desaparecieron. Sed, ansia, caí sobre mis rodillas, y me desplomé llenando mi rostro de arena ardiente y sintiendo que me asaba dentro del metal... grité de nuevo, y la coraza estalló. 

Me incorporé, y encontré esa lámpara draconiana con su luz azul y una cascadilla de agua adornándola. Tardé unos segundos en reconocer el lugar, hasta que estiré mi mano y te sentí, respirando tranquilamente, junto a mi. Con todo el cariño del mundo te acaricié, y sonreí de lo extraño de mis sueños, aunque ya ni recordaba cómo empezaron... Qué mas da, si el único sueño que quería que se realizara descansaba junto a mi. Así que me acerqué a tu oído, y te susurré cuánto te quería. No te despertaste, pero una sonrisa apareció entre tus sueños para florecer en tu rostro, ese que tan loco me vuelve todos los días. 

No podía conciliar el sueño. Me dirigí a la ventana, para ver esa luna creciente y tomar un vaso de agua.

Ni siquiera me di cuenta de que unas estrellas, tras jugar a ser artistas, volvían discretamente a su lugar del cielo (para alivio de los polinesios).

10 comentarios:

Neus dijo...

Ole, ole!! Anda que no me he reído! E incluso... le he dado al play. Y lo que es más... me ha gustado! :P

Gracias por pensar en mi cuando pones música, a pesar de que no me suela parar a escucharla :D:D



Im just a dreamer, I dream my life away, today
Im just a dreamer, who dreams of better days, ok
Im just a dreamer, whos searching for the way, today



Molante!

kel dijo...

Vaya sueño! Impresionante. Melenas al viento, alas, retratos con estrellas, lo tiene todo...y eso que por como empezaba parecía que iba a ser otro tipo de sueño, ya pensaba que te habías pasado al porno :D
Me ha encantado

Reithor dijo...

Gracias :)

Cuchufletas en Vinagre dijo...

No me creo lo de la melena al viento

Reithor dijo...

pos no te lo creas

mortfan1 dijo...

Muy bonito. Lo que más me ha gustado... El final. Me encanta la última oración, le da un toque real a la irrealidad de los sueños. Es un buen texto para nuestro realismo paranoico particular.

Reithor dijo...

Gracias :) Y tienes razón, la última frase es de esas que se escribe con una sonrisa y pensando "esta puede hacer este texto algo diferente".

¡Un abrazo!

Esther dijo...

¡Qué romántico y bonito! ¡Tb mágico! Me gustaría tener un sueño parecido. Aunque tb he tenido varios que me han gustado mucho.

Sí, y las corazas a veces dan sed. Es verdad pero, bueno, todo tiene su lado bueno y su lado malo.

Saluditos.

Sara dijo...

Así contado, hasta podría creerme que este sueño fue real... ;)

Reithor dijo...

bueno, yo soy de los que sueña pero no recuerda, con lo que técnicamente ni siquiera sueño mientras duermo. Será que vivo soñando :)

Me alegro que os gustara. Un abrazo!