jueves, 30 de abril de 2009

Espejo



Donde se confunden los relojes con las lunas guardó los sueños que había recolectado aquella noche. Se trataba de un espejo mágico, el último espejo capaz de llevar las horas obedeciendo a la luna en lugar de l sol. Hacía milenios que se había abandonado el culto al lucero nocturno, a la cambiante, y con ello el conocimiento de los ciclos arcanos que -con ayuda de alguna substancia secreta que no le era permitido desvelar- permitían abrir el camino del mundo de los sueños a nuestro mundo. Sin seguir aquellos ciclos los sueños permanecían aislados incapaces de dar el salto dimensional, siendo sólo accesibles mientras se duerme. De esta manera cuando el sol impone su ley los sueños quedan en la más oscura de las sombras, sin realizarse. En el mejor de los casos, algunas personas decoran sus cuartos con un atrapasueños que usan de manera decorativa o por superstición, sin ser conscientes del auténtico poder que éstos encierran. Y es que en las redes de un atrapasueños auténtico quedan reflejados todos los sueños de su dueño. Claro, sin el espejo lunar éstos pasaban desapercibidos. Y él era el único que tenía un espejo y sabía utilizarlo.

De esa manera, se dedicaba a recolectar los atrapasueños cargados, y cada noche a la hora bruja iluminaba con esa luz única el espejo, poniendo el atrapasueños en medio. Y el espejo reflejaba las sombras de los sueños, quedando impresas en escenas, como una película. Disfrutaba de los sueños, los miraba, y aquellos que creía que merecían la pena los invocaba para que se hicieran realidad. Nunca podría cambiar el mundo, pero aquellas pequeñas satisfacciones que hacían de cada día un momento mejor y podían sacar una sonrisa, bien valían la pena. Acercarse por la noche a aquellos soñadores afortunados y dejarles el sueño impregnado por todas partes, pero en esta dimensión, con lo que el sol no podría evitar que se cumplieran. Y cuando conseguía que los sueños de la gente se hicieran realidad, se sentía mejor consigo mismo.

Sobre todo porque la sangre de la gente feliz sabía a gloria.


16 comentarios:

kel dijo...

ay ay ay, y yo con mi atrapasueños colgado.
Muy bueno el giro final :)
Besos

Reithor dijo...

además me consta que el tuyo es de los auténticos, fabricado por indios navajos de Arizona... ¿y aparte del giro final el resto bien? :D

Angelical dijo...

Me gustó por la contradicción que encontré. El principio sabe a magia, esa magia blanca que siempre nos hace soñar. Y, claro, el final sabe más a magia de la otra, de esa que nos quita el sueño.
Un desenlace brutal porque el resto del texto no hace que se sospeche nada. Estupendo.

Reithor dijo...

Gracias Angelical :) Me alegro que te gustara.

¡Un saludo!

Brujita dijo...

aunque me chupe la sangre creo que necesito un recolector de sueños que haga los mios realidad... mal que sea dentro de otro sueño

bonito relato

besines embrujados

Esther dijo...

¡Jo! Yo no tengo un atrapasueños, pero, los he visto colgados alguna vez que he ido por una ciudad muy cercana a la mía y me he preguntado para qué sirven. ¿Será así? No lo sé pero, tarde o temprano pienso averiguarlo.

La verdad es que cuando ayudas a alguien y ves que el otro sale adelante gracias a tu ayuda, eso te puede hacer sentir muy bien, como algo especial dentro de tu corazón, algo mágico.

Me gustaría que tb se cumplieran mis sueños, aunque supongo que que se cumplieran todos mis sueños y los de todo el mundo, no sería quizás viable, quizás se podría crear un desequilibrio o, ¿no? Todo sería verlo.

Me gustó mucho. Me gusta soñar y tu relato invita a soñar.

Saluditos.

Reithor dijo...

¡Hola Bruji! Solo existe un colector de sueños, está bien escrito en el libro de el último Druida (link ahí en la derecha, por 0 eurazos tienes el pdf). Mientras tanto, a soñar despierto que es la mejor manera de que se cumplan.

Esther, lo mismo digo :) Los sueños crecen en una ciudad perdida entre las páginas del último Druida. Creo que es lo más profundo que he escrito sobre sueños.

Bueno, dejo de autopublicitarme (aunque sea en mi propia casa).

Muchas gracias por pasaros, y me alegro que os gustara :)

El bardo dijo...

Desde hace años no recuerdo lo que sueño cada noche...
Hace años me regalaron un atrapasueños y empeze a recordar los sueños,lo curioso es que a la mañana siguiente le faltaba una pluma al atrapasueños incluso un par de veces se cumplio lo que soñe, no se que paso con el, desaparecio antes de perder su ultima pluma y no he tenido la suerte de hacerme con otro, tu relato me ha traido recuerdos...

Un placer leerte.

Un saludo El Bardo.

Reithor dijo...

Hola! Gracias por pasarte. Tu atrapasueños es como la margarita de un enamorado... pero bueno, a ver si encuentras otro así de bueno.

Un saludo

Neus dijo...

Jo! Ahora se me antoja un atrapasueños! ^^

Malvi dijo...

El lunes me voy a comprar un atrapasueños... Me ha encantado el relato... es genial

besos

Malvi

Reithor dijo...

Vale, compradlos, pero yo no vuelvo a Phoenix a por ellos. Tendrán que valer los de los indios Akwesasne y no los de los navajos :)

Carlos dijo...

Un relato cuyo final es genial,pero que tal final no sería así sin el relato que le precede :)
El goce de los sueños cumplidos lleva a dormir plácidamente,ajeno uno a toda esa dimensión que lo hace posible,pero...ajeno también a la proximidad de un vampiro felíz.
¡Saludos!

Reithor dijo...

Hola Carlos, la verdad es que quería salir un poco de la tónica soñadora y ver si puedo causar alguna sensación diferente :) Vampiro, caníbal, si... lo que sea.

Un saludo y gracias.

Sara dijo...

Los finales inesperados siempre son mis preferidos ;)

Y el resto del relato también me ha gustado, pero el final es lo mejor

Y ya sin venir a cuento....¿has escrito un libro? en cuanto termine los exámenes te juro que me pongo a leerlo (en exámenes no me está permitido leer libros que me crean adicción :) )

Un saludo Reithor

Reithor dijo...

Estupendo, me alegro que te gustara.

Si, he escrito un libro. Tiene sesenta páginas, corto él, pero lo bueno si breve dos veces bueno (y lo malo, si breve, solo media vez malo). Suerte con esos exámenes y gracias por pasarte.

Un abrazo