miércoles, 24 de septiembre de 2008

Realidad



Anoche llovió, pero no fue agua lo que empapó las ajadas y sobrecaminadas calles, sino que llovieron sueños. La ciudad gris y estéril que descansaba bajo su manta de humo y niebla, sumida en la más anacrónica de las rutinas, de repente se vió inundada de las más increíbles locuras, de los miedos más acérrimos, y de los imposibles deseos de todos los soñadores. Tanto cayó que el afamado Diluvio matusalénico que regó Oriente Medio hace milenios habría quedado en chispeo.

A diferencia de las lluvias normales, en las lluvias de sueños las gotas son inteligentes, y transportan cada fruto de la imaginación por entre las rendijas que deja el cemento, entre las grietas del alquitrán, encontrando el suelo y la realidad tan protegida y recubierta por todas esas construcciones artificiales que si, hacen todo mucho más fácil de limpiar, pero no dejan crecer nada. ¿Nada?

Démosle cancha a los sueños, dejar que se lleguen hasta lo más profundo y allí, con el calor y el tiempo necesario para cada sueño, acaban por germinar.
Y no hay cemento, ni asfaltado, ni armadura que frene a los sueños cuando estos crecen, arrasan con todo, destrozan a su paso toda la opacidad para colorear allí donde todo era monocromático. Unos mueren pronto, envenenados de ese asfalto que han roto para poder salir a la luz. Pero solo abren el camino a los siguientes sueños, que imparables, infrenables, rompen todos los moldes y acaban por colapsarlo todo; dejando un nuevo panorama a la vista.

Las preocupaciones, que mueran con el cemento que las protegió; mientras el sueño que más tardó en germinar y crecer acaba siendo el sueño más sabio. Ese sueño que ha aprendido de los errores y aciertos de anteriores sueños y los combina para hacer del sueño más bonito y anhelado, la realidad que rodea la vida.

Imagen de lorenzolh.blogia.com, que tiene buenas poesías por ahí. ¡Gracias!


4 comentarios:

kel dijo...

Me ha gustado mucho. Nada como creer que es posible que se cumplan los sueños para que suceda.
Besos

Reithor dijo...

Pues tocará plantar y regar macetas llenas de sueños :)

Un besote

Aurora Gómez dijo...

2Chuang-Tzu soñó que era una mariposa y no sabía al despertar si era un hombre que había soñado ser una mariposa o una mariposa que había soñado ser hombre."

Herbert Allen Giles

Reithor dijo...

¿¿¿mariposa o mariposón???