domingo, 2 de diciembre de 2007

Demos las Gracias!!! (III) end of tryp



Tras llegar de la farra, al poco, sonó el despertador para recordarnos que habíamos comprado unos tickets para el museo, con hora de entrada. Sábado de madrugón... al menos el sol lucía en el cielo, ideal para meterse en un museo en lugar de pasear por la ciudad, esta que se puede ir cualquier día dado que se tardan 10 minutos en coche. Error, de todos, claro. El caso es que nos plantamos mal desayunados y encafeinados Made in Starbucks en el Science Museum de Boston, dispuestos al show/exposición CSI que tienen montado. Está bien curioso, aunque de detective poco, ya que tras ver una escena del crimen de lo más rocambolesca (un coche estampado dentro de una casa, algo que solo ocurre allá donde las casas son de madera aserrinada) y anotar todas las "pruebas" y evidencias, vas de pc en pc donde supuestamente te dan los análisis de muestras de DNA, pelos, fibras, huellas y demás que aunque no hayas visto te las analizan. Muy ilustrativo, la verdad, pero hasta el hermano de Gilbert Grape las habría sacado... un buen show para meros demente. Lo mejor, los videos de Grissom haciendo la pelota al participante. Luego visitamos el ala científica, que la verdad estaba currado y era muy muy educativo, aunque claramente orientado a gente de instituto, con lo que se nos quedaba en chiquilladas. Aun así, tras ir a comer y ver lo más interesante en el sentido científico, una ardilla albina, volvimos a seguir empapándonos de basic-science.

Cuando empezaba a atardecer y se daba el mejor momento para caminar por Boston, dió la hora de marchar. Volvimos al apartamento a recogerlo, dejarlo como estaba, y sacar nuestros bártulos. Al recoger el coche, los listos del parking nos cobraron el doble aludiendo que 11$/dia significa 11$ al dia y 11$ a la noche, siendo ésta de 11 a 6 am. La pobre empleada, con la frase de "es lo que marca el ordenador, que puedo hacer" se lavó las manos como Pilatos; así que sometidos a lo que digan los ordenadores una vez más. Lamentable. Siendo como es éste el país de las denuncias absurdas, habría sido una buena ocasión de denunciarles de estafadores al anunciar una cosa y luego donde dije digo, digo diego, esto... pues eso. Hicimos una parada a las afueras de Boston, para ver un partido de ice-hockey entre Suny-Potsdam (la universidad donde va Caroline, la otra que hay en Potsdam) y un equipo local, se llamaban los beavers pero el nombre del pueblo no lo recuerdo. Dimos vueltas alrededor del campus hasta más no poder, con el depósito tiritando y mis nervios a flor de piel, pero al final conseguí llegar a una gasolinera. Nunca pensé que fuera un problema encontrar una, pero pudo ser. Y sin móviles para comunicar de coche a coche, qué pronto se nos olvida lo que era viajar hace 12 años. El partido bien, animábamos más a los foráneos que a los locales, y con un 4-4 se fue a los penalties, donde perdimos tras seis penalties marrados por cada equipo. Proseguimos el viaje sin ir por la autopista (consejos de Morfeo, ver Matrix Reloaded) y atravesando Vermont, un estado de estos que nadie recuerda cuando les preguntan. Una pena, que al ser de noche no pudimos disfrutar de los paisajes que sin duda estaban ahí, esperando visitantes como yo. Tuvimos un control de alcoholemia, consistente en preguntar "¿has bebido?" respondes "no" y dicen "vale, tenga buen viaje". Ahorrando recursos, ya se sabe, los borrachos nunca mienten.

Tras vueltas por caminos de polvo y sendas secundarias, volvimos a casa de Caroline, donde tras un ataque a las sobras de pavo y otros manjares, nos metimos en el jacuzzi exterior, curiosa combinación estar dentro de una bañera grande con burbujas a 40º, mientras fuera hay ya algo de nieve. Media hora dentro quita todos los males de cualquier viaje, gran idea ciertamente. Sin más dilación, nos fuimos a descansar para visitar Saratoga de nuevo la mañana siguiente, donde Caroline iba a ver a su padre, y Brittney nos enseñó los lugares turísticos de la urbe. El primero fue una cafetería (esta chica es realmente adicta al café americano, no se qué connotaciones puede tener semejante adicción) y el segundo una fuente/manantial de agua que cura cáncer y donde mucha gente va en primavera/verano. Tras probar el agua sulfurosa, que me recordó la visita en República Checa a Carlovi Bari, fuimos al tercer lugar turístico de Saratoga, unos billares. Cerrados. El cuarto lugar turístico fue "Borders", una librería en plan Fnac, donde estuvimos un buen rato y Ward se compró Los Pilares de la Tierra para leer.

Nos reunimos con Caroline, Brittney se fue a trabajar -trabaja en un Starbucks, de donde se saca la pregunta del huevo y la gallina entre qué fue antes, su cafeinadicción o su trabajo- con la mala suerte de que Melina se dejó su mochila en el coche de ella. Claro, el trabajo estaba a media hora al sur, y nosotros íbamos al norte, con lo que al final se solucionó el caso mandando la mochila por correo. Ahí es nada. La conducción de vuelta, sin incidentes, salvo una pizza mediocre (comparada con la de Little Italy en Potsdam) a comer mientras conducía.

2 comentarios:

alicia dijo...

Qué chuli todo! Me gusta! Me gusta, me gusta, me gusta! Y me gusta tu manera de contarlo para hacer gracia. jejejejeje... Me alegro de corazón , de q pasases el Día de Acción De Gracias ( Óleeee, la traducción, jejeje, si ej q en el fondo, pienso :P ) rodeado de buena company, comida estupenda parece MMMMMMMmmmm, y ese apartamento de lujo y lo del jacuzzi en casa carolina. Are you ready to fly?

ILVT!

Un abrazo

( Me es inevitable recordar una canción ... "Has vuellto Meliiinaaaaa" Jejejeje... Es de Camilo Sesto, pónsela :P jejej

Un abrazo enorme, tan grande como tú... Y tan genial, y aunq no sea este día... GRACIAS!! ;) )

Reithor dijo...

me alegro de que te guste :) Algo habrá que contar, y ya sabes con qué filosofía me tomo las cosas.

¡Cuidate!