jueves, 15 de octubre de 2009

Miradas



El secreto de sus ojos nunca lo adiviné. Siempre se ha dicho que los ojos claros, a pesar de ser por lo general más atractivos, carecen de la expresividad que tienen unos ojos castaños bien recogidos bajo unas pestañas de esas capaces de provocar huracanes en el otro lado del mundo. Pero el secreto no estaba en el color. Ni siquiera en las pestañas, ni -yendo mucho más allá- en las depuradas cejas que al igual que un porche protegían de cualquier lluvia, nevada, granizada o ventisca. El secreto no estaba, desde luego, en esa graciosa forma que adoptaban cuando una sonrisa se dibujaba media cuarta al sur; aunque fuera una sonrisa que dieran ganas de perderse por ella y vagabundear hasta la saciedad entre esas miradas ensonrisadas, engasajantes, engalanadas con alguna risilla grácil o -aún más tentador- algún cariño susurrado. Tampoco estaba ese secreto en el brillo, tan regenerado con sus parpadeos. En realidad, es probable que el secreto de sus ojos sea una combinación de todo esto.

No... lo que nunca adiviné es el secreto de sus ojos, los ojos que nunca hice llorar, aunque quisieran hacerlo... les hice reir.

9 comentarios:

Virginia Vadillo dijo...

Ummm... cuanto misterio en esos ojos :)

Me atrevería a decir que esa canción es la mejor de Sínkope! ;)

Angelical dijo...

Y teniendo unos ojos como los que describes ¿de verdad hace falta un secreto?........ una nueva duda existencias ;)

Carlos dijo...

Un secreto que gusta conservar como tal. El misterio que ocultan lo muestras sin descubrirlo en un tentador momento de esa mirada de ojos castaños.

Un abrazo!

Reithor dijo...

mmm son azules, no castaños :D

Esther dijo...

Qué bonito,es mejor hacerles reír a unos ojos.

Me gustó mucho y no me creo eso de que los ojos claros carezcan de expresividad.

Saluditos.

Emma Grandes dijo...

Y si lloran de risa, pues mejor que mejor. No hay mejor momento que tener al lado a una persona que siempre tiene una sonrisa para ti.

Saluditos!

*Sechat* dijo...

Creo que nunca he contemplado unos ojos tan bellos como los que tú planteas. ¡Ojalá llegue a encontrarlos algún día! Un abrazo.

Reithor dijo...

Tsss Sechat, esos ojos son para mi :) Pero si aparecen otros que ves igual, enhorabuena, la vida será más bonita a partir de entonces.

Emma si que sabes, no hay secretos para ti.

De acuerdo Esther, sólo tiraba de un tópico que no comparto (por experiencia propia)

Carlos dijo...

el pasar por un puesto de castañas trae estas confusiones :)