jueves, 9 de julio de 2009

kitty katty



Llegamos al ecuador de las vacaciones justo a tiempo de encontrar unos minutos en las que atender al mundo cibernético, que dicho sea de paso, se queda en agua de borrajas cuando uno lo compara con una realidad en tres dimensiones hecha y derecha. Nada como hacer cosas que, a pesar de no dejar su huella digital, las dejan en el alma, en los recuerdos, alguna foto escasa para recordar en el futuro un "entonces fui feliz" sonriente.

Aun quedan unos días en casa, y más semanas al retornar al "land of the free" a terminar y redondear mi exilio particular de la mejor manera posible. El final de una etapa es inminente, toca prepararse para la siguiente; y si bien mi relación vía Internet con el mundo existirá, seguro que es diferente.

Nada, no adelantemos acontecimientos, que cuando llegue ya se verá.

1 comentario:

Carlos dijo...

Ese "entonces fui feliz" vale mas que todo lo que Microsoft y Google puedan pagar.
Hasta la vuelta quillo :) Y a disfrutar y que halla muchos momentos así!