miércoles, 3 de junio de 2009

Tres



Una tiza estridente chirriaba tamaña incoherencia sobre la sucia pizarra. Los chavales, absortos, miraban a la profesora que de un plumazo -mejor dicho, de aquel estridente arañazo de tiza- plantaba cara a don Luis, el profesor de matemáticas. Las voces murmurantes no se hicieron rogar tras los escasos segundos que siguieron al generalizado aullido de desagrado causdo por la tiza: "nos han engañado" "¿Esto es la clase de ética?" "Qué profesora más boba". Su fino oido, capaz de recoger cual felino sonidos por debajo de cinco decibelios, iba identificando a los más avispados, los que en caso de no convencerles acabarían por intentar ridiculizarla. Y es que el tema era controvertido. Se dio la vuelta, imaginando que su ajada melena de puntas abiertas correspondía con la del anuncio de champú de turno, y comenzó a hablar.

- Hoy vamos a tratar un tema muy importante, que es cuando uno mas uno dejan de ser dos. 

Todos callaron, mostrando un renovado interés -los que menos- ó con esa cara que sólo los adolescentes saben poner que dice "esto es la pérdida de tiempo más desagradable jamás vivida". Por supuesto, no se desanimó.

-Cuando mantengáis relaciones sexuales, debéis tomar precauciones por dos motivos. El primero es que existen enfermedades de transmisión sexual, y el segundo que vosotras os podéis quedar embarazadas cuando no se utilizan anticonceptivos. Y con doce ó trece años que tenéis, pese a que biológicamente ya tenéis capacidad para ello, no es la mejor idea; eso seguro. Sin precauciones, uno mas uno son tres, o cuatro si salen gemelos. Lo cual es necesario, pero cuando es el momento. Así comienza nuestra primera clase sobre educación sexual, y va a continuar por vuestras dudas y preguntas. Así que, venga, preguntadme que responderé sin tapujos. No hay tabús a la hora de aprender estas cosas, al menos para mí.

Así de sencilla y directa se plantó en su primera clase. Ya no quedaban más que caras de sorpresa y vergüenza. Sin preguntas, claro. También entraba en los planes que no preguntaran, así que a despertarles la curiosidad. Comenzó a hablar, subiendo de tono cada vez más, pero no arrancó ni una sola duda de su joven audiencia. 

Sonó la campana y todos salieron al recreo, bastante azorados. "Ni que hubiera aparecido en clase vestida de cuero y con látigo", pensaba. Recogiendo, sola, se dirigía a la puerta y vio que le esperaban un chico y una chica de clase, con cara de preocupación. Les preguntó que qué pasaba, y con una voz minúscula, entre susurros y monosílabos, le contaron que habían hecho aquello que había mostrado en sus diapositivas, y que hacía bastante más de un mes que a ella no le pasaba lo que había contado al principio de la sangre. Que estaba contenta porque no le dolía, y se había alegrado de volver a ser niña, pero nunca había pensado que...

A la profesora se le vino el mundo encima. Había terminado el CAP cuatro meses antes, era su primera clase, y se encontraba con esto; estaba claro que la experiencia se adquiere rápido.

8 comentarios:

Angelical dijo...

Vaya, creo que has elegido para el relato la opción más obvia para ese 1+1=3. El ambarazo y el amante o la suegra, son las ideas que primero nos asaltan, así que por eso, me pareció previsible :(

Virginia Vadillo dijo...

Jeje, también pensé en lo del embarazo cuando vi la frase, aunque no desde la perspectiva de la profesora =)
Creo que toda la campaña esa de usacondon-pildoradeldiadespués-nuevaleydelaborto está haciendo efecto! XDDD

Reithor dijo...

Tampoco es para ponerse triste angelical... pero bueno, acepto el no-original para este relato, con orejas gachas y el rabo entre las piernas. ¡Pero resurgiré!

Virginia, la campaña esa que mencionas me es ajena... vivo lejos ;)

Angelical dijo...

No estoy triste, sólo algo defraudadilla jajjajaja pero espero con ansias ese resurgimiento.

Arweneressëa dijo...

El personaje de la profesora estuvo interesante, como que lo tipico es q a los profesores no les importen esas cosas y a ella si le importa jeje ...y sí, bastante previsible

Saludos

Reithor dijo...

Quien ha pedido látigo es Sarg, no yo :D Pero bueno, si me lo merezco, me lo merezco. Lo he pedido indirectamente por escribir lo previsible.

Gracias por encontrar el lado bueno...

Carlos dijo...

El prevenir dio paso a lo previsible y presuponerlo no predice que vaya prevalecer el que guste mas o menos, y en mi caso me ha encantado :)
En apenas un corto espacio una escena que no por obvia deja de ser necesaria, sobre todo por ese silencio sin preguntas que tanto cuesta romper.
Un abrazo quillo

En Arlintong?? Meca tuvo que ser escalofriante aquel momento, no? Precisamente su silencio

Reithor dijo...

Gracias Carlos :)