domingo, 2 de noviembre de 2008

Esperar



La espera es el comienzo de la decepción. Las espectativas solo sirven para sentirse defraudado. Así, cuando uno hace algo por primera vez, lo mejor es no tener muchas espectativas, ni esperar mucho de las cosas, porque seguramente te la pegues. No obstante las respuestas (y la ausencia de las mismas) frente a dichas cosas nuevas no dejan de ser sorprendentes, de quien seguro no esperas ni que haga caso a un e-mail te llevas sorpresas agradables, y de quien conoces desde hace media vida... no recibes nada. Será que los tiempos cambian, será que finalmente, la distancia se hace lejana hasta para algunos de quienes siempre creíste tener cerca.

Sin rencor, motivos habrá, y el rencor es el comienzo de la autodestrucción. Y eso no es para mí, menos en esta etapa tan dulce. Quedémonos con lo que comenta Bego, mi amiga doctora en filología, en público y directamente:

"Me gusta mucho el libro sobre todo desde la mitad al final, y el comienzo también me encanta. En realidad me sorprende porque es un género que tampoco me atrae demasiado, me resulta habitualmente muy difícil conectar con la historia, meterme en la trama y no desconcentrarme, y la verdad que tú ,lo consigues. En parte supongo que se debe a la subdivisión en capitulillos más pequeños, me parece muy ágil la idea, y te da muchas oportunidades además de jugar mínimamente con la intriga (en el sentido de misterio) y de enganchar a quien lee de esa forma. De la primera parte me gusta sobre todo el capítulo dedicado al Cuervo, está maravillosamente bien contado, tiene narración, tiene tono poético y me parece precioso. Incluso echo de menos que algunas de esas partes sean más largas, y en general alargaría todo el libro.
Pero ya te digo que donde no tengo nada que reprochar es desde la mitad al final, me sorprendió mucho la resolución de la historia, no sé por qué no me parecía que el libro iba a encaminarse por ahí, y el momento donde alcanzas lo mejor sin duda del tono es cuando el druida comienza a caminar entre los árboles, y hablas de los sueños y demás... en realidad, donde ya la trama toma más forma y te das cuenta de qué hace cada personaje ahí y qué papel cumple en la historia."

"Por otra parte, hasta la mitad del libro aproximadamente, más o menos hasta que todos los personajes se unen al druida, hay momentos en que la cosa se lía un poquillo y es complicado seguir la narración de cada escena. Fundamentalmente, creo que es un problema más de redacción que de trama o de personajes. En general, en todo el libro hay momentos en que se te escapan frases de repente demasiado largas en las que al final pierdes el paso y te sale incluso un falta de concordancia y cosas por el estilo. Pero vaya, que es muy puntual y fácilmente corregible, porque es eso, problemas pequeños de redacción."

"Lo de la suerte es cierto, hace falta tenerla para que todo salga rodado, y no es algo que nadie te pueda asegurar. Pero lo que sí te pueden asegurar, y creo que yo puedo hacerlo, es que tienes mucho talento."

Espero que no le moleste que publique esto, pero bueno, es mi primera crítica profesional por parte de alguien que no es de la familia, así que quiero tenerla en cuenta y compartirla con mis 30+-5 lectores :)

6 comentarios:

Enric Morrow dijo...

Ole.. pues si eso lo dice una filologa.. habrá que hacerle caso!

Ya tienes una nueva tarea..
Seguir escribiendo, más..

Reithor dijo...

si, cuando saque tiempo :)

Si quieres comprobar que lo que dice es cierto (o no), tienes el enlace en la foto del libro.

Un saludo enric

Bego dijo...

Vaya tela, Reithor, si lo sé lo hubiera redactado mucho mejor, hombre...:-)

En cualquier caso, me alegra que te sirviera de algo. Todo lo que pongo ahí -bueno y malo- es radicalmente cierto. O mejor dicho: es un reflejo exacto de mi opinión.

No pierdas el hábito de escribir, por favor.

Y, SEÑORES, que este chico tiene talento de verdad, entren en el enlace por favoooooooor

Reithor dijo...

Bego, aquí las cosas van crudas :P

Gracias de nuevo, y eso, no perdáis el habito de dejar de leer.

Reithor dijo...

quiero decir, que no perdáis el hábito de leer.

Enric Morrow dijo...

jeje.. esa ha sido buena..

La verdad es que leer a veces es un habito dañino (quita horas de sueño, aisla en la relación con los demás al tiempo que provoca un distanciamiento de la sociedad `real´y `cotidiana´), pero como el tabaco, es un habito duro de dejar..

http://www.goear.com/listen.php?v=6e12055